19 feb. 2010

EXCUSACIONES, RESPUESTAS POSIBLES, EXACTAS Y EQUIVOCAS A LA PREGUNTA ¿POR QUE NO ACTUALIZAS TU BLOG MARRRRRMOTA?

UNA BREVE REFERENCIA ACERCA DE LAS RAZONES CORRECTAS (Y NO TANTO) ACERCA DE LA EVAPORACIÓN MOMENTANEA DE QUIEN ESCRIBE ESTE TITULO EN LETRAS MAYUSCULAS, MIENTRAS SE RASCA LA CABEZA Y PIENSA COMO EXCUSARSE DE MANERA EFICIENTE POR HABER CASI DESAPARECIDO DEL MUNDO INTERNETERIAL… AUNQUE SEPA QUE NO ES DEL TODO UNA FORMA DE PEDIR DISCULPAS, Y ESTÉ PERDIENDO EL TIEMPO EN UN TITULO TAN LARGO PUDIENDO HACER ESTO PARTE DE LA INTRODUCCIÓN TEXTUAL…

Como lo decía en el breve título… Esta publicación es para todos aquellos que de una u otra manera, así sin pensarlo o bien movidos por una serie de parnasianismo cíclico y preocupante respecto de mi ser, enviaron mails… si, fueron mas de tres y menos de quinientos. En los que preguntaban si me había cansado de esto, o si había dejado todo, en fin una lista de situaciones de evasión. Para aquellos que no me enviaron mails pero me preguntaron en persona, intranquilos por mi salud o algo turbados por mi integridad física y mental. Para aquellos que inquietos no me vieron en persona ni me enviaron mails, pero lo pensaron y no lo dijeron por respeto a mi intimidad personal propia. Para los que no notaron mi ausencia enajenados en cuestiones más importantes. Para los que pasaron por una suerte de estadios que modificaron su forma de ver las cosas por siempre y que en breves términos, significaba la duda de si volverían a saber de mi o si realmente yo estaba huyendo de algo. Que experimentaron sensaciones de la ira al enojo, de la felicidad a la conmoción que uno siente cuando se acabó el papel higiénico o cuando se corta la luz justo antes de guardar los cambios en un trabajo que hacíamos en la computadora. Para todos y para el resto les presentamos la lista de excusas de por qué no estaba escribiendo… obviamente son excusas, pueden ser todas mentiras o guardar la mayor de las verdades o bien elijan como si fuera un examen de multipl chois. Aclaramos si, que este es un liberador ejercicio de honestitud, sincerismo, clarez y franquismo más que humano.

EXCUSAS POSIBLES, MÁS O MENOS REALES, ALGO LÓGICAS Y BASTANTE PLAUSIBLES, CREIBLES Y HASTA ACEPTADAS COMO JUSTIFICATIVO.

1. Vicisitudes sin importancia (en realidad una escafandra mental de cosas reales) y que afectan a la rectitud de actibvidades intelectuaahalesxs, memoria a Corhhto pal… pl… ap…l plazo arjkhtisticas e incluso a la aca cpacidada dede wfe tipearfgg correcppppchhhgtamenentete: no me pasó nada en particular, bueno me pasaron cosas, perdí el pendrive y el sacapuntas y no encentro mi lápiz negro, pero no tan importantes como para dejar esto de lado ¿Qué lo dejé de lado? ¡Oh! Ni me di cuenta… la verdad que no recuerdo bien las últimas cuatro o cinco semanas… Eran cosas sin importancia, de verdad… ¡No me preguntes más! ¡Snif! ¡Snif! ¡Ay! ¡Me entró una basurita en el ojo! Que no me permite escribir nada.
2. Incidencias de carácter atípico social material de naturaleza sentimental: tuve una desesperante situación de enamoración que me llevo a una especie de ceguera momentánea que solo me permitía vislumbrar un idilio. Una muy responsable ilusión de carácter amoroso que terminó en llanto, sufrimiento, congoja, autocompasión, llanto… ¿Ya dije llanto? Es que lloré el doble de lo que puede representar una palabra y luego en todo lo contrario, no hay arrepentición, fue una experencia de espacio - tiempo llena de felicidad, autodescubrimiento, gracia y dicha. Pero estoy bien… un poquito mejor tal vez. Es decir mejorado... un hombre nuevo ha nacido... :)
3. Afectaciones psíquicas: sin razones aparentes emergieron de mi cabecita suficientes problemitas ocultados como para volverme loco, me creí Napoleón, Nerón y hasta hablé con pequeñitos otros yos que me susurraban cosas al oído. Además de cierto episodio de amnesia temporal selectiva que no me permitía recordar mi clave para ingresar a mi propio blog. Para finalizar un extraño y doloroso tormento de la mente en blanco…

4. Alteraciones físicas: me diagnosticaron una grave enfermedad Terminal o era, si no me equivoco, un padecimiento momentáneo critico de carácter agudo en el músculo del la mano que esta destinado a presionar el botoncito del Mouse sobre la opción publicar. Pero ya estoy tomando el medicamento.
5. Arrebatos sin sentido, pero también sin arrepentimiento: emborrachado de no sé que pleonasmo emocional de dimensiones abismales, comencé a delirar cosas muy locas como irse a Tijuana de parranda o a vivir a la Capital de Moscú. E incluso decidi cambiar, crecer y finalmente ser otro, lo que trajo aparejado cambios de costumbre, hábitos nuevos, mucha personalidad, atractivísimo sensual y cero ganas de escribir.
6. Cambios de estado de ánimo por cuestiones con importancia muy íntima: ciertas razones que no pueden declararse del todo, o al menos no de manera directa y sin ser indiscreto. Ese tipo de cosas que generan una especie de efecto dominó en el cual las personas allegadas dicen “Viste, te dije que iba a pasar “eso”” o “Yo ya sabía, me lo veía venir”. Y las personas no tan allegadas dicen “¿Qué cosa? ¡Cuenten! ¡Qué sea para todos! ¿Qué pasó?”.

EXCUSAS IMPOSIBLES, IRREALES, MUY ILÓGICAS Y BASTANTE INDIGNAS CASI AVERGONZANTES, INCREIBLES Y POR ELLO DUDOSAMENTE ACEPTADAS COMO JUSTIFICATIVO. AUNQUE QUIZÁS NO FUERON, POSIBLEMENTE, QUIZÁS O TAL VEZ SIRVAN DE ALGO.

7. Transiciones estaciónales: sufrí ciertos arrebatos, me dieron ganas de enviar todo al mismísimo rincón de la colcha de la lora… arrojar CPU, teclado, Mouse y monitor. Obviamente culpando al clima cambiante, a la fluctuación entre estación y estación. Que el frío, que el calor, que que se yo. Y esa impresión repugnante que ocurre en el día entre la primavera y el verano, el invierno y el otoñó, y que te molesta, no permitiendo escribir nada.
8. Variaciones ficticias: me raptaron los OVNIS fue complicado y doloroso, pruebas incluidas. Después me lavó el cerebro una secta, olvidé quien era. Me embarqué en un crucero, naufragué y quedé varado en una isla desierta. Al volver a la normalidad se peleó todo el grupo de Propiedad Privada, tanto los reales como los imaginarios. Y para colmo el perro se comió todos los borradores que tenía preparados para arrancar el 2010. Quedé en estado catatónico.

9. Afecciones paranormales que dan miedo: un día X una horda de los más variados fantasmas invadió mi casa, cortaban la luz, me borraban archivos y se burlaban de mis corbatas. La misma semana hubo una especie de posesión en mi escritorio, la casa se lleno de espiritistas, brujas, curas decididos a exorcizar todo, estudiosos de lo paranormal, científicos locos, curiosos y en algún punto hubo zombies y creo que también ninjas. Lo cierto es que no me daban espacio para hacer nada.

10. Transmutaciones arquetípicas para libros de terror: sufrí un cambio profundo en mi aspecto. Fui llevado de persona a hombre lobo, a vampiro, a monstruo de la alcantarilla y hasta un bicho similar al de "La metamorfosis" de Kafka. Los peores no fueron los cambios exteriores sino que al estar tan ocupado siendo monstruo mucho tiempo para escribir no me quedaba.

Bonus track. Transformalizaciones climáticas exageradas: hubo movimientos sísmicos importantes, lluvias torrenciales, níveas tormentas, truenos y relámpagos, vientos huracanados, calor espasmódico, arcoiris amenazantes, granizos del tamaño de un coco pelado, oscuridad eclipsea y encandilación diurna. Lo cual no permite pensar en nada más que en la frase ¿Qué loco el clima no?


¡¡¡HEMOS VUELTO!!! RETORNAMOS CON LA PROGRAMACIÓN CASI HABITUAL