7 nov. 2008

¿Cómo? ¿El Cocodrilo de la billetera existe?

¡Mitos y verdades del reino zoomórfico no tan visible!

Contrario a lo que se piensa acerca de esa vocecita que nos avisa acerca de algo cuando estamos por equivocarnos y que solemos atribuir a nuestra conciencia, a la razón, a un angelito, a nuestra pareja o simplemente a un grave trastorno que nos hace escuchar voces. Recientes estudios señalan la existencia de seres de una dimensión casi paralela, dedicados a darnos aviso de todo tipo de cuestiones, sobre todo para evitarnos sufrimiento y dolor de cabeza. Abraham Nimall, el especialista en apariciones, monstruos, bestias, animalitos, bichos y cosas que se mueven y andan ululando por ahí, te presenta:

Las 07 criaturas que creías adentro de tu cabecita, algo monstruosas, que existen y que no son para nada malvadas, pero que son parte del imaginario social y eso te hace dudar de su existencia llamándolas fantásticas.

1. El pseudo monstruo del hombro derecho o izquierdo: el que te dice que no te enojes y rompas todo cuando te crispan los nervios, no te sale algo, no te dan la razón, te culpan de algo injusto o simplemente tu equipo favorito pierde en el último minuto. Está encargado del centro neuronal de regulación de la ira… mediante palabras te tranquiliza a efectos de que no aflore tu lado más oscuro. Esta criaturita casi transparente, te susurra frases de sarcasmo, ironía, burla y malas palabras indirectas. Escuchas mentalmente: “Tranquilo… calmado… no, no te enojes… prado verde… tranquilidad”.


2. La Cuasi- criaturita que vive entre las teclas de tu PC para decirte “¡Hace “control G” Salame que se puede cortar la luz!”: si bien suelen morir intoxicados por el lustra muebles que algunos suelen ponerle al teclado o aplastados cuando los confunden con bichos. Gustan de camuflarse y de favor pulsar las teclas de guardado o retipear las palabras que accidentalmente escribís mal, por esos posee largos dedos. Es de muy mala suerte eliminarlos. Su falta genera errores de tipeo, faltas ortográficas y equivocaciones graves. Escuchas: “Guarda antes que…” ”¡¡¡Va con ve corta!!!.”.


3. El demiurgo que reside en la zona baja de tu nuca: se encarga de que controles tu ideas, dichos, miradas, acciones y algunas desiciones, solemos decir “¿Por qué habré dicho eso si solo lo pensé?… ¡Me dije que no lo tenía que decir!” es su voz la que da aviso… lamentablemente es atraído por el olor del alcohol… y ello resulta en la desinhibición, la soltura y el ridículo, pues nos aconseja contrariamente a lo que debería. Escuchas: “Callate… eso no… no toques ahí… no bebas… … hic… ¡Fiesta! ¡ESAAAA! ¡Fuera ropas! .


4. El duendecito que te avisa que algo va mal: vive en la oreja izquierda, suele transformarse en aros para que la gente no los descubra y se encarga de un sinnúmero de cosas variadas y generales, como: moda, errores, descuidos, cuestiones amorosas y trabajo. Se encargan de que te ates amos zapatos, que los zapatos sean iguales, que no te olvides fechas de aniversario y otras muchas más. Suelen tener mucho trabajo y por eso a veces se duermen y te pasan cosas. Escuchas: “Uhhh… no…. Esa no es tu pareja… no…. Ese no es tu zapato… ¡Disimula!”.

5. El mítico cocodrilo de la billetera: aunque cueste creerlo, vive ahí. Se alimenta de restos de pedacitos de billetes, del magnetismo de las tarjetas de crédito y de papelitos que guardaste con direcciones y teléfonos y que nunca pasarás a la agenda. Es el que controla tu centro de abastecimiento impulsivo transformándote en un comprador conciente. Lamentablemente suelen caerse de sus habitáculos y los resultados son desastrosos. Escuchas: “No compres… eso está muy caro… solo estas mirando… mejor no, no te alcanza.”

6. El monigote que te avisa de cosas del auto: suele ser de colores llamativos, se confunde con un adornito y extrañamente no sabes quien te lo regaló. Suelen ir tomados del espejo retrovisor o bien pegados en los vidrios con las ventositas que tienen en sus pequeñas extremidades. Se encargan de avisarte de semáforos, guiños, bocina, velocidad permitida y distracciones. Se marean y se desmayan… y así surgen las infracciones… y las multas. Escuchas: “¡Cuidado!… ¡Auto! ¡Está en rojo! ¡El freno, el FRENO! ¡Vamos a 150… pará PARÁ!”.


7. El bicho que te provoca la sensación de escalofrío y sudor en la espalada para que no entres ahí o hagas tal cosas o te arriesgues a mirar el espejo en la oscuridad: se ocupa de provocar esa extraña sensación de sudor frío que provoca por un constante seseo, para que dejes de hacer lo que estabas haciendo o ni lo intentes. Confundiéndolo con la adrenalina seguís adelante y después te andas quejando de lo que sucede. Escuchas: “Frío… no te acerques… zudor frío… ezcalofrío… ezcalope…. Zzezzeo… susto…”.

Muchas Veces se trasladan al lugar equivocado y generan malos entendidos o desiciones desacertadas. Gracias a este estudio puede saberse que todas nuestras culpas, errores, traspiés, faltas y tropiezos, figurativos, metafóricos y literales no son nuestra culpa. Hay que estar atento a lo que nos dicen, nada más.

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

24 comentarios:

aby dijo...

estamos rodeados!!!!!
pero son bastante buenos los bicharracos, eh!

excepto el que te hace decir cosas de las que al segundo te arrepentis!!

yo que pensaba que tenía conciencia... que salamina!!!

besitos profe!
aby.

El Profe dijo...

¡¡¡Si, es un descubrimiento único!!!! Pero son buenos mientras los trates bien, si te quejas mucho se vuelven en contra tuta y te meten en 1501 problemas... ¡Preferi´ría la conciencia!
¡Besotes Aby!

La candorosa dijo...

Los bichitos 3 y 6 viven conmigo definitivamente!!!! jajajaaaaaa

Particularmente el 3... ¡¡qué peligro!!!

Saludos!!!

laantiprofesora dijo...

lo mejor son las fotos XD muy tétricas XD

claudia dijo...

Inmejorable post, Profe! El que me habla al oído lo tengo conmigo hace mucho, y más que mascota, es un hermano, por las cosas de las que me ha salvado. Le estoy muy agradecida. El demiurgo de la nuca se me descontroló una vez, hace años, después de media botella de tequila en un año nuevo...pero esa es otra historia que algún día contaré.

El Profe dijo...

Candorosa: ¡Qué sigan a tulado entonces! No los pierdas :) Ja Pero también tiene sus ventajas... sola no estas nunca.
¡Abrazotes!

Antiprofesora: jajajaja No vale usarlas con los alumnos para que estudien... ¿Está claro? (shhhh usalas usalashhhhh) ¡Besos!

Claudia: el del oído siempre nos lleva a buen puerto... mi demiurgo ha sabido meterme en sinsabores muy seguido :P¡Muchas Gracias!
¡Abrazos!

CabezaDeNispero dijo...

Pero... ¿y el que te pone piedritas azules en los parpados para que te duermas? (ese me decia mi abuela que lo veia)... ¿y el que prende y apaga la luz de la heladera?¿Y el que te esconde el pupo cuando bajas la remera?

El Profe dijo...

Cabezadenispero: ¡¡¡Bienvenida!!! Esos en otra entrega (promesa) ... Las abuelas tienen ese poder lleno de ternura que les permite ver más allá :D
¡Saludos!

Tiburina dijo...

Uy el Nº 2 vive en el teclado de mi oficina!!! bueno menos mal porque el otro dia efectivamente se cortó la luz pero yo habia guardado todoooo!! y me permite chatear y tipear cosas serias (?) al mismo tiempo.

Uhhh para que volvio mi jefe de hacer un trámite, aaaaaaahhhrgggggg

tuu tuu tuu

Mafa dijo...

Aplausote para este post, amigo profe.
¡Men-can-tó!
:)

Luna dijo...

Genial Profe.
Sólo que el de la billetera me está faltando muy seguido. Especialmente a principio de mes. Y más aún en epoca de liquidaciones!
Besote!!

Pablo dijo...

No sabes el alivio que me das!
No era neurosis, estaba lleno de esos bichos. Ahora entiendo...

ya lo zoluzionaré.

ChaPa ((( 22 ))) dijo...

No te olvidés del Pitufo que te avisa a la noche que debés ir a orinar porque te meas encima...



P.D: el Cocodrilo de la billetera de mi vieja se llamaba Chapa... Misteriosamente le desparecía el dinero... Que cocodrilo maligno...




ChaPa ((( 22 )))

Celes dijo...

che profe!
Ahora cuando sienta un escalofrío por la espalda voy a imaginarme un bicho de esos y me va a dar asco!

Les tengo fobia a los bichos!! ajjaja

Un beso!

unServidor dijo...

Muchos tendríamos que escuchar más a estas criaturas, y menos a la octava, que no es ninguna maravilla y reside entre los bolsillos delanteros del pantalón.
XD

Rapote dijo...

Yo tengo un bicho maligno que vive en mi mochila y me revuelve las cosas y las cambia de lugar. Entonces cada vez que busco algo -que en teoría y de acuerdo a dónde y cómo lo dejé debería ser tan sencillo como meter la mano y sacarlo- tengo que revolver todo como un enajenado al punto extremo de tener que revolear todo el contenido (o dar vuelta la mochila para que las cosas caigan por ley de gravedad).

Es muy molesto, lo odio.

;) Rapote

Tefy.- dijo...

Profe, desde cuando este blog está auspiciado por la línea coca-cola??..chivazo en la primer imágen jajaa...

definitivamente esos bichitos no circulan en mí vida o tendré alguno metido en la oreja pero que no me deja escuchar al resto...el que sí me gustaría tener es el 6, pero solamente porque eso incluye tener un auto :D jaja

besitos!!

Onirica dijo...

haaaa, estos bichos existen??? yo pensaba que eran fruto del LSD.

El Profe dijo...

Tiburina: la verdad que el Nº 2, es de mucha ayuda :)
tene cuidado al limpiar el teclado nada más... y te acompañará por años :)
¡Abrazote!

Mafa: ¡Gracias amiga Mafa! Está hecho para todos ustedes :D
¡Besotes!

Luna: yo al de la billetera suelo dejarl en libertad en cuanto a ropa, libros y liquidaciones varias... después me quejo, pero lo hecho hecho está :D
¡Besote!!

Pablo: viste, a mi también me atacban diciendo que escuchaba voces y eran estos ayudantes que todos tenemos...
Ezpero te recuperez pronto :P
¡Abrazo!

ChaPa: ese pitufo en la proxuima entrega seguro ;). E cocodrilo de tu madre se llamaba como vos... que casualidad y ¿Comía muchos billetes? Pobre tu madre... mientras no lo descubra. ¡Saludos!

Celes: XD Pero si es inofensivo... creo. Igual vos disimula y hace de cuenta que no lo notaS... ¡Dulce sueños!
¡Besotes!

UnServidor: buen consejo amigo, pero muchas veces nos hacemos los sordos. JAJAJAJA la octava es peligrosa (en la proxima entrega la incluyo) ¡Abrazote!

Rapote: ¡OH!¿Vos también? sufro del mismo bicho molesto... si algún día lo agarró lo encierro con el cocodrilo de la billetera que no come hace rato ya :P ¡Un abrazote Rapo!

Tefy: ¡¡¡Qué descuido!!! Si sienten el arrojo inesperado de consumir ese refresco de cola, no es mi culpa.
:)
JAJAJA el 6 garantiza tener el vehiculo, que bueno... con razón no abundan.
¡¡Besitos!!

Onirica: si, existen... aún sin sustancias raras se los puede ver... LSD y no los ves más... son alérgicos a eso.
¡¡Besotes!!

Mona Loca dijo...

AAAAAAAAAAARRRRRRRRRRRRRGGGGGGHHHHHHH!
Tengo algo en el hombro!!

Sáquenmelo, sáquenmelóoo!!!!!!!!!!

El Profe dijo...

Mona: JAjajajajajaja... a ver aver ¡No lo mates! Que ese da buenos consejos :)
¡Abrazotes!

xavier dijo...

Y los que viven en los pelos que algunos les llaman piojos?

El Profe dijo...

Xavier: ¡Bienvenido! Esos pequeños duendes son los que acompañan a los que nos producen picazón cuando hablamos de piojos... y los piojos creo que no existen...
¡Saludos!

Mhz250 dijo...

Alguien usa el sentido comun aca?? estan mal de la cabeza???... donde esta el estudio scientifico que avala semejante delirio de "bichitos raros"?

Genteeee!! basta de creer en las pavadas de la internet!!!